10 errores que debes evitar en branding digital

No es una novedad que Internet ha significado la revolución del marketing. Tanto en la forma en que las empresas interactuan con las audiencias y entre ellas mismas. En el pasado quedaron las marcas que se limitaban a lanzar sus mensajes promocionales al público y éste adquiría el producto o servicio. Lo de hoy es el ¡branding digital!. 

Ahora la relación entre el cliente y la empresa gira en torno a este concepto clave: el branding digital. Dicho de otro modo: la asociación de una empresa o marca a un slogan o imagen.

 

Pero…¿qué es?

Es una técnica que debe su éxito a la sencillez y rapidez para que el usuario interiorice el mensaje. De esta manera, o relaciona de manera inmediata con un determinado producto y/o servicio. Ejemplos de ésta realidad, encontramos en todas las equinas y es inevitable porque es un proceso que ocurre individualmente y a la vez, de manera masiva. Si piensas en la marca Apple, la primera imagen que vendrá a tu cabeza es la famosa manzana mordida. Al igual que si escuchas expresiones como “la bebida del sabor nacional”, es inevitable que venga a tu mente la imagen de Inca Kola, que hace recordar de manera inmediata a la marca que representa. Esa es la fórmula que ha convertido al branding digital en una herramienta única para que las empresas aumenten su atractivo y obtengan una ventaja diferencial en el mercado. 

Pues bien, el branding digital no se reduce simplemente a la vinculación inmediata de la marca con el producto. Además, tiene que aportar valor al producto o la oferta. Un valor que haga la diferencia frente a sus competidores, que justifique su presencia en el mercado y el porqué debe debe ser elegido y no otro. ¡Con una personalidad única y propia!.

 

Su principal misión 

El único objetivo del branding digital es la fidelización del cliente. No sólo importa que adquiera nuestro producto o servicio. Lo que persigue es que acuda a nosotros cada vez que lo necesite. Se trata de armar una estrategia de marca que esté claramente definida y sea coherente con los principios de la marca, como la estrategia que se desarrolle en el entorno off line.

 

Errores que no puedes cometer

Con las fichas claras, para lograrlo es necesario tener en cuenta una serie de errores que pueden arruinar por completo todos tus esfuerzos. Así que si no quieres tirar al tacho todo tu esfuerzo…¡toma nota!.

  • ¿Actitud 2.0?, ante todo

Un punto que debes tener presente es que el éxito de tu negocio online depende de la actitud con la que vayas a emprender la estrategia de branding digital. Nunca debemos olvidar que no sólo somos una marca, somos también una personalidad y una cultura, unos valores, a fin de cuentas esos atributos te hacen diferente de tus competidores. En paralelo, la adaptación a las nuevas formas de comunicación es determinante si pretendes que tu negocio prospere en la red. Esta adaptación obliga a un cambio en el modo de interactuar. No se trata de promocionar el producto o servicio. Hoy también se requiere diálogo con los clientes, escuchar sus opiniones y sugerencias para aportar real valor a tu marca. También es necesario comprender que la competencia no debe estropear tu estrategia de branding digital, al contrario. Si somos capaces de cooperar posibilitaremos que se formen alianzas que pueden dar una gran ventaja a tu negocio.

 

Branding digital: 10 errores que debes evitar para triunfar

  • Vivir de espaldas al mercado 

Un paso seguro es contratar a una persona con la formación y el conocimiento adecuado para diseñar tu estrategia de branding digitral. Sí, de hecho nos referimos a un buen Community Manager, el cual debe participar en las decisiones estratégicas y tácticas que se pongan en práctica. No es para nada recomendable excluirlo del plan de acción que se vaya a tomar.

 

  •  Dejar al olvido

Si queremos saber en qué nos estamos equivocando y qué acciones podemos tomar para remediarlo es imprescindible hacer un seguimiento continuo de lo que ocurre en las red. ¿Cómo?, simple. Vigilando las conversaciones de nuestros clientes reales y potenciales. Controlar el estado de la reputación de nuestra marca y la actividad de los competidores.

 

  • Incoherencia con la estrategia de marca original

Como hemos mencionado antes, es básico que tanto nuestra estrategia de branding digital como la que desarrollemos off line estén integradas. No debemos separarlas, ya que ambas deben ser coherentes y útiles en la estrategia general de la marca.

 

  • Pensar a corto plazo

Para empezar, debemos tener presente que toda estrategia de branding digital es a largo plazo. Es importante no perder el optimismo si no obtenemos resultados a corto plazo.

 

  • No optimizar para móviles

¿Ya tienes definida tu estrategia de branding digital y de comunicación general?. Siempre contando con los canales adecuados, ya sea prensa, televisión, Internet, etc. Bueno, no debes cometer el grave, gravísimo error de olvidar el móvil. Éste es el canal total. Desde él no sólo comunicas promociones, sino que puedes informan y añadir valor gracias a múltiples aplicaciones disponibles. Todo será en beneficio de tu relación con los clientes y reforzarán tu posicionamiento de marca.

 

  • No establecer compromiso

Aunque no lo creas, los clientes saben distinguir muy bien a una marca que desarrolla una estrategia de branding aburrida y otra que destaca por su autenticidad. Es decir, comparten, se relacionan e interactúan con los usuarios y también los apasiona ésta actividad. Eso es lo que atrapa a los clientes. Por lo tando, ni se te ocurra copiar la marca de otro. A nadie le gustan las copias. Esfuérzate por ser diferente en el mercado.

 

  • Evitar la claridad

Da la cara al público. Muestra que hay un equipo humano detrás de la marca. Así lograrás empatía con los clientes. Eso le dará a tu negocio mayor credibilidad y confianza. También transparencia y claro, si en algún momento se comete un error, se debe remediar y ofrecer disculpas.

 

  • Estar inactivo

Esta nueva forma de comunicarnos, supone una constante respuesta ante las demandas de los usuarios. Siempre pendiente a sus características individuales. Aunque resulte impredecible y exija respuestas inmediatas, una estrategia de branding digital que siempre está actualizada, no dejará que tu marca pase al olvido.

 

  • No asistir a eventos

Todos sabemos que tu estrategia de branding digital se desarrolla en el mundo online. Sin embargo, siempre debes establecer relaciones con otros profesionales. Cuando tengas tiempo y oportunidad de asistir a eventos, congresos o ferias, no lo dudes porque te será favorable. 

Ahora que ya sabes los principales errores que debes evitar para que tu estrategia de branding digital sea un éxito… ¿A qué esperas para llevarla a cabo y que tu negocio triunfe? ¡Atrévete en la experiencia!

¿Quieres recibir toneladas de tips en Ecommerce y Marketing digital?

Suscríbete al ECOMMERCE NEWS y recibirás noticias actualizadas de Comercio Electrónico, Innovación y mucha inspiración.

Call Now Button